Historia

Alerce Formación Integral nace en 1992; sus orígenes se encuentran en la inquietud por crear un modelo de educación básica para el Estado de Sonora. Fue así como la Familia Fernández Díaz-González se dio a la tarea de emprender tan importante proyecto.

En sus orígenes Alerce se ubicó en una casa particular adecuada para escuela, ubicada en la Calle Herrerías de la Colonia Villa Satélite; contaba solamente con 40 alumnos, todos de educación inicial y preescolar; sin embargo en 1993 inicia con primer grado de educación primaria, en virtud de que los padres de familia de los alumnos que culminaban su educación preescolar manifestaron su satisfacción con el modelo educativo bajo el cual estaban formando a sus hijos, de tal manera que la institución contaba para entonces con aproximadamente 55 alumnos, cantidad que pronto se incrementó a 85 niños, de tal manera que por problemas de espacio Alerce se vio en la necesidad de trasladarse a Olivares y Plaza Mayor en la misma colonia, domicilio perteneciente también a una casa particular que fue adecuada para escuela. Al iniciar el ciclo escolar 1995-1996, Alerce contaba ya con 150 alumnos. A la vuelta de dos años el número de aulas resultaba insuficiente para atender a una demanda de 250 niños.

En virtud de lo anterior, en agosto de 1998 Alerce inicia el ciclo escolar en su ubicación actual en la Colonia Santa Fe. Así, en 1999 Alerce egresa a su primera generación de educación primaria.

En el año escolar 2000-2001, Alerce logra un importante objetivo en su corta historia: ofertar los servicios de educación secundaria, nivel que aunado a la educación inicial, preescolar y primaria, nos permite completar todo el ciclo de educación básica.

EDIFICIO VILLA SATÉLITE

EDIFICIO OLIVARES

EDIFICIO ACTUAL (primera fachada)

ORIGEN DEL NOMBRE DE NUESTRO COLEGIO

¿Por qué Alerce?
El “alerce” es un árbol (conífera) chileno; entre sus principales características se pueden enunciar las siguientes:

  • Alcanza hasta 40 metros de altura y 30 metros de diámetro. Su tronco es recto y cilíndrico.
  • Siempre está verde.
  • Su crecimiento es muy lento, sin apuros y como dueño de la tierra; por eso los árboles de alerce que hay tienen entre 2000 y 4000 años de edad; de ahí que el alerce sea considerado como el venerable anciano de los bosques sureños.
  • Es la segunda especie más longeva del planeta.
  • Su madera es rojiza, blanda y liviana, no se pudre nunca y es de hermoso aspecto; se utiliza en el revestimientos de exteriores e interiores, molduras, persianas, tablas y repisas de tejados, chapas, lápices, puertas y ventanas, postes telefónicos, construcción de embarcaciones, mástiles de barcos, torres de enfriamiento, muebles para exteriores, moldes de fundición, tonelería e instrumentos musicales; en especial la corteza más interna (estopa de alerce) es utilizada en el calafateado de barcos. En Chile constituye una madera muy importante en la construcción, ya que su grano excepcionalmente recto permite que sea hendida para la obtención de tablas y repisas para tejados
  • El alerce es Monumento Natural desde fines de 1976 y ningún árbol vivo puede ser cortado, pues la especie está en peligro de extinción.
  • El Alerce ocupa el primer lugar entre las maderas finas del territorio de Chile.

En este contexto, las características del “alerce” guardan una gran relación con la formación que nos hemos propuesto otorgar a nuestros educandos, misma que será recta, sólida y para toda la vida.

¿Por qué formación integral?

La “formación integral” de nuestros alumnos constituye el principal reto, ya buscamos otorgarles una formación sin descuidar ninguna de las área de su desarrollo (afectiva, cognitiva, social y física).